Inicio
   
  LA TRADICIÓN
    > Carretera de los cubos
    > Catedral de León
    > El Entierro
    > A la muerte de Genaro

  LOS ROMANCES
    > 2022
    > 2021

    > 2020
    > 2019
    > 2018
    > 2017
    > 2016
    > 2015
    > 2014
    > 2013
    > 2012
    > Otros romances


  EL CERTAMEN GENARIANO
  DE VERSOS BURLESCOS
    > Convocatoria 2020
    > Convocatoria 2019
    > Convocatoria 2018
    > Convocatoria 2017
    > Convocatoria 2016
    > Convocatoria 2015
    > Convocatoria 2014
    > Convocatoria 2013
    > Convocatoria 2012
    > Convocatoria 2011

  



ENCÍCLICA 2021
- Genarín virtual -

Noche leonesa,
devota y pagana,
de tambor y de esquila
aguardiente y jarana.


Noche leonesa,
hermosa y sultana,
atiende esta súplica
y orujo derrama.


Luna de Genaro,
redonda y fulana,
bríndanos tu amparo,
si te da la gana.

Escucha este canto,
por madre y paisana.
¡Qué acabe el quebranto!,
tu pueblo reclama.


Siempre a la luz del cigarro,
fiel seguidor me confieso
del Evangelio profano
obra de Pérez Herrero,
que narra vida y milagros
del augusto pellejero.


La Noche de Jueves Santo,
Eulogio, Rico y Porreto
bajan a marcar el paso
por la senda del Entierro.
y a Nuestro Padre Genaro
muchos elevan el ruego:
Líbranos del celibato
y también del casamiento.


Recluidos cual hermanas de pandémica clausura,
este año de miseria, sin bares ni procesión,
te rogamos pellejero, un milagro de tu altura,
de aquellos que nos llevaron a tenerte devoción.


Esa renal salvación de quien la muerte requiebra
y con fe ante la muralla vertió sus aguas menores,
imitando así tu ejemplo, librose de una gran piedra
y no volvió a las iglesias a ni a sufrir más los dolores.

Quién no recuerda al Porreto y su arbitral desparpajo
sembrando en La Puentecilla en cada córner un ajo,
clamándote pesaroso “líbranos de todo mal”
y que milite en Primera mi querida Cultural.
Diciendo que eran locuras de quien confía en mendigos
burlose luego de él un ladino directivo.
Arrancó la plantación sin recato y su castigo
fue el descenso a los infiernos y jugar contra El Ejido.

Genarín, para este año,
había una alternativa:
Que solo los vacunados
fueran en la comitiva.
Pero hubo que descartarlo,
hay pocos inmunizados
y tú te verías a hombros
de obispos y diputados.

Saldría también La Moncha,
si bien, la jugada es compleja,
sobraban sindicalistas
para ir detrás de una almeja.


Así pues, mejor abortamos,
habrá que esperar al siguiente,
sin renunciar a tus versos,
ni al chupito de aguardiente.

Mete mano al callejero,
haz justicia con la plaza
que merece Fermín Carnero,
quien plantó cara a los abusos
de los viles y podersosos,
de Igeas y de Ayusos.

Y no nos dejes ir tan lejos
de tomar nuestro Congreso
con los guirrios y antruejos.


La Mesa por León
lleva al barrio de San Lorenzo.
Más que mesa, es colchón.


Y jamás sea revelado
el secreto del abad,
que otro obispo ha jubilado.

Fue un error del presidente
poner de ministro a Illa,
un egoico prepotente
que solo estuvo en la silla
para cabrear a la gente.
Menos mal que está aún Simón
vaticinando el futruo
con acierto y precisión:
Como mucho en unos días
¡Todos a la procesión!


Esto huele a bacanal
y, con la excusa del covid,
un cisma a nivel mundial,
meter por el recto un palo,
lo que viene siendo un test anal.


Ay!, Genaro, pide, invoca.
El Sida nos puso el condón
y el covid nos tapó la boca.
Tu no eres la esperanza,
pero sí el que la provoca.


Abran ya todos los bares,
inyecten cura orujil,
que llegue a todos los lares,
también a Victoria Abril.


Si ya no puedo abrazaros,
que el etílico fluir
nos una a todos los cofrades
y podamos despedir
a este bicho,
que es tan bravo,
que atacó hasta a Ortega Smith.

Pues si algo hemos aprendido
de esta situación tan ruin
es a estar siempre en alerta,
que el enemigo está aquí.
No es de Rusia ni es de China,
ni un panda, ni un pangolí.

Y cuando todo esto pase,
nos vamos a permitir,
dejar bien permitrados
y confinados sin fin
a quienes nos siembran viento
para tempestad reunir.


Contra toda esta calaña,
políticos, gente afín,
generemos anticuerpos,
¡genéralos Genarín!


Permite olvidar Genaro
que hace un año nos dejamos
la vida en una corona
y otras coronas se dejan
la vida en unas monedas.

Si los versos que te escribo
me llevan a una condena,
treparé por esos muros
para llevarte tu ofrenda.


Contra estos inquisidores,
inmunda caterva vil,
generemos anticuerpos,
¡genéralos Genarín!






COFRADÍA DE NUESTRO PADRE GENARÍN