Inicio
 
Comparte esta web  

 

 
90 AÑOS DE BENDITO CANALLA

Desde este apartado informaremos muy bien
de todo lo que se acontecerá en este 2019.
Pues 90 años hace ya de aquel vaivén,
en que Genaro Blanco dio el peor de sus traspiés
en aquella trágica madrugada de Viernes Santo, así como lo ven.

¡90 AÑOS DE BENDITO CANALLA!
y que desde esta cofradía queremos celebrar
con unos eventos que a la altura están,
como merece la ocasión y como merece nuestras alabanzas.



         La biografía de Genarín tiene varias similitudes con las historias de ‘La Celestina’ y ‘El Lazarillo de Tormes’.

         El protagonista es el pícaro, categoría social procedente de los bajos fondos cuya conducta está marcada por el engaño, la astucia, el ardid y la trampa ingeniosa, necesarias para poder sobrevivir.

         El amor al vino y al orujo lleva a estado eufórico necesario para encandilar a la gente, hacer que piquen el anzuelo para aliviarles el peso de la bolsa de dinero, obteniendo su merecido provecho.

         Son anticlericales, en cuanto saca a relucir una crítica de la moral imperante en cada época, tratada de imponer por una iglesia, en la que sus miembros son retratados de manera singular actuando en contradicción con sus predicas.

         En el caso de la obra de Fernando de Rojas, el amor, pasión irresistible que ha desatado los instintos más primarios de los seres humanos, ha sido utilizado por los pícaros a lo largo de la historia, para su propio beneficio. La figura de la Celestina la vemos siempre encarnada en el Genarín buscado por jóvenes de familias adineradas del rancio León, que reían sus chascarrillos y le invitaban a una copina de orujo, para conseguir que les introdujera en los ambientes de los lupanares más selectos del barrio de San Lorenzo.

         En la vida de Lázaro encontraremos mucha más similitud con la de nuestro Padre Genarín, este huérfano, criado en la inclusa, tuvo que ganarse la vida desde muy pequeño ejerciendo los mil y un oficios, para poder sobrevivir, en tiempo de hambres y necesidades, lo que supuso que tuviera por necesidad que avivar el ingenio.

         En resumen, Genarín, encarna en su tiempo la figura del pícaro, como lo hicieran antes la Celestina o el Lazarillo. Como ellos, pero en ese León de principios del siglo pasado, el pellejero dirigió sus pasos de una forma muy particular, dejando en la ciudad una profunda huella.



   


COFRADÍA DE NUESTRO PADRE GENARÍN